Supervisión del FMI

1 de marzo de 2021

Una de las funciones centrales del FMI es supervisar el sistema monetario internacional y realizar un seguimiento de las políticas económicas y financieras de sus 190 países miembros, actividad conocida como supervisión. Como parte de este proceso, que se realiza a escala mundial, regional y nacional, el FMI identifica riesgos que pueden comprometer la estabilidad y brinda asesoramiento sobre los ajustes de política económica necesarios para sustentar el crecimiento económico y promover la estabilidad financiera y económica.

¿Por qué es importante la supervisión que ejerce el FMI?

La supervisión que lleva a cabo el FMI es esencial para identificar riesgos para la estabilidad y el crecimiento que puedan requerir medidas correctivas de ajuste. Además, la cooperación internacional en estos esfuerzos es clave en la economía mundialmente integrada de hoy en día, en la que los problemas o las políticas de un país pueden repercutir en muchos otros países. Los países miembros del FMI, que son prácticamente todos los del mundo salvo unos pocos, pueden facilitar esta cooperación. La supervisión del FMI abarca la supervisión bilateral, centrada en cada uno de los países miembros, y la supervisión multilateral, es decir, el examen de la situación de la economía mundial.

Consultas con los estados miembros

Como parte de la supervisión del FMI se realizan generalmente visitas anuales a los países miembros. Durante estas visitas, el personal técnico del FMI intercambia opiniones con funcionarios del gobierno y del banco central sobre los riesgos que amenazan la estabilidad interna y mundial, y sobre políticas y reformas para abordar tales riesgos. Los principales temas tratados en dicho intercambio se refieren a las políticas cambiaria, monetaria, fiscal y financiera, así como a reformas macroeconómicas estructurales de importancia crítica. El personal técnico del FMI también suele reunirse con otras partes interesadas, como legisladores y representantes del sector empresarial, los sindicatos y la sociedad civil, entre otros. Las conversaciones exhaustivas con una gran diversidad de grupos contribuyen a evaluar mejor las políticas y perspectivas económicas de cada país.

Al concluir su evaluación, el personal técnico del FMI presenta al Directorio Ejecutivo un informe para que lo analice. Posteriormente, las opiniones del Directorio sobre el informe se transmiten a las autoridades del país, con lo cual concluye el proceso conocido como consultas del Artículo IV. En los últimos años, la supervisión se ha hecho más transparente y la mayoría de los países ahora publica un comunicado de prensa en el que se resumen el informe del personal técnico del FMI y los análisis conexos, así como las opiniones del Directorio.

Supervisión mundial

El FMI también realiza un seguimiento de las tendencias económicas regionales y mundiales, y analiza el impacto que pueden tener las políticas adoptadas por un país miembro en los países vecinos y en la economía mundial. Publica informes periódicos de estas tendencias y análisis. En el informe sobre las Perspectivas de la economía mundial (informe WEO) se presentan análisis detallados sobre la economía mundial y sus perspectivas de crecimiento, en los que se abordan temas como los efectos macroeconómicos de la turbulencia financiera mundial y las posibles repercusiones a escala mundial, especialmente las que puedan derivarse de las políticas económicas, fiscales y monetarias aplicadas en grandes economías de importancia central en el mundo, como Estados Unidos, China y la zona del euro. En el Informe sobre la estabilidad financiera mundial (Global Financial Stability Report) se examinan los mercados mundiales de capital y los desequilibrios financieros y los factores de vulnerabilidad que pueden entrañar riesgos para la estabilidad financiera. En el Monitor Fiscal se actualizan las proyecciones fiscales a mediano plazo y se examina la evolución de las finanzas públicas. El FMI también publica informes económicos regionales (Regional Economic Reports), en los que se presentan análisis detallados de las principales regiones del mundo.

El FMI colabora estrechamente con otros grupos, como el Grupo de los Veinte países industrializados y de mercados emergentes (G-20), y desde 2009 ha apoyado los esfuerzos del G-20 en pro de la cooperación económica mundial a través del proceso de evaluación mutua. El FMI analiza las políticas aplicadas por los países miembros para determinar en qué medida son coherentes con el objetivo de lograr un crecimiento mundial sostenido y equilibrado. Los informes sobre el sector externo analizan y evalúan las posiciones externas de 29 de las economías más grandes del mundo, más la zona del euro. El análisis evalúa sistemáticamente las cuentas corrientes, los tipos de cambio, las posiciones de los balances externos, los flujos de capital y las reservas internacionales. Dos veces al año, el FMI publica una agenda mundial de políticas en la que se recopilan las principales conclusiones y recomendaciones de los informes multilaterales y se presenta una agenda de políticas futura para la institución y sus países miembros.

Adaptar la supervisión a los cambiantes retos mundiales

El FMI pasa revista periódicamente a las actividades de supervisión para adaptarse mejor a los cambios en la economía mundial. En aras de reflejar una mayor sensibilidad a las implicaciones de la interconexión financiera entre los países, el examen de 2011 se centró en la supervisión multilateral. Esto sentó las bases para la Decisión sobre la Supervisión Integrada de 2012, que aclaró que la supervisión que ejerce el FMI ha de centrarse en políticas relativas a la estabilidad interna y de la balanza de pagos de los países miembros, así como en la estabilidad sistémica. En septiembre de 2012, el Directorio avaló una Estrategia de Supervisión Financiera en la que se proponían medidas concretas para afianzar más las actividades de vigilancia del FMI. Sumadas, estas reformas propiciaron una reorganización de las herramientas de supervisión y una actualización del marco jurídico.

El Examen Trienal de la Supervisión de 2014 apoyó estas reformas, y la evaluación provisional de la supervisión de 2018, que hizo un balance de los avances relativos a las recomendaciones del Examen Trienal de la Supervisión, determinó que la supervisión del FMI se había adaptado mejor a la coyuntura mundial durante 2014-17. En el Examen Integral de la Supervisión que está en curso se estudia cómo adaptar la supervisión al panorama mundial de 2021-30. El Examen Integral de la Supervisión ha determinado cuatro prioridades de supervisión que permitirán apoyar mejor a los países miembros en el próximo período: i) confrontar los riesgos y las incertidumbres; ii) anticiparse a los efectos de contagio y mitigarlos; iii) fomentar la sostenibilidad económica; y iv) adoptar un enfoque más unificado para el asesoramiento sobre políticas. Un objetivo básico de la Examen Integral de la Supervisión consiste en hacer más influyentes las políticas que el FMI recomienda, realineando la forma en que la institución interactúa con los países miembros en función de estas prioridades de supervisión.