Esta página de internet contiene información sobre la labor del FMI en América Central, Panamá y República Dominicana, incluyendo las actividades de la Oficina de Representación del FMI en la Región. Las páginas de internet del FMI correspondientes a los países del área centroamericana ampliada (Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá) contienen información adicional, incluyendo informes oficiales del FMI y documentos del Directorio Ejecutivo en inglés y español que se ocupan de Centroamérica como una región y de cada uno de sus países.

Volver arriba

A simple vista

  • CA-7: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana
  • Costa Rica se unió al Fondo el 8 de enero de 1946
  • El Salvador, Nicaragua y Panamá se unieron al Fondo el 14 de marzo de 1946
  • República Dominicana y Guatemala se unieron al Fondo el 28 de diciembre de 1945
  • Honduras se unió al Fondo el 27 de diciembre de 1945
  • Total de cuotas: DEG 1,230.6 millones
  • Préstamos: acuerdo ECF 132.54 millones de DEG, acuerdos Stand-By 703.76 millones de DEG

Volver arriba

Perspectivas económicas regionales

Perspectivas Económicas: Las Américas - Octubre de 2020

Perspectivas Económicas Regionales

Las Américas: La persistencia de la pandemia nubla la recuperación
Octubre de 2020

La pandemia sigue propagándose en América Latina y el Caribe (ALC), pero la actividad económica está repuntando. Tras una profunda contracción en abril, la actividad empezó a recuperarse en mayo, a medida que los confinamientos fueron levantándose gradualmente, que los consumidores y las empresas adaptaron prácticas de distanciamiento social, que algunos países introdujeron importantes políticas de apoyo, y que la actividad mundial fue fortaleciéndose. Se proyecta que el PIB real se contraiga 8,1 por ciento en 2020, y que se recupere moderadamente en 2021 dada la persistente propagación del virus y las consiguientes medidas de distanciamiento social y secuelas a más largo plazo. Los riesgos para las perspectivas continúan sesgados a la baja, y la incertidumbre en torno a la evolución de la pandemia es una de las principales fuentes de riesgo. Las prioridades fundamentales en materia de políticas son frenar la propagación del virus y hacer frente a la crisis sanitaria. En los países en los que los confinamientos aún son un obstáculo para la actividad, las políticas deben centrarse en garantizar que las empresas dispongan de suficiente liquidez y en proteger el empleo y los ingresos, mientras se trazan planes de consolidación fiscal a mediano plazo para salvaguardar la sostenibilidad de la deuda. En los países que están relajando las medidas de confinamiento, los esfuerzos han de concentrarse en apoyar la recuperación, por ejemplo, mediante reformas estructurales. Una vez que la pandemia esté bajo control, y que la recuperación esté bien encaminada, la política fiscal deberá enfocarse en reponer los márgenes de maniobra. La política monetaria debe seguir siendo acomodaticia mientras la inflación permanezca dentro del rango fijado como meta y las expectativas inflacionarias estén bien ancladas.

Lea el informe